Parestesia

¿Qué es la parestesia?

La parestesia es una condición anormal en la que se siente una sensación de ardor, entumecimiento, hormigueo, picor o escozor. Parestesia también puede ser descrita como una sensación de alfileres y agujas, ocurre con mayor frecuencia en las extremidades, como las manos, los pies, los dedos de manos y pies, pero puede ocurrir en otras partes del cuerpo.

Entumecimiento u hormigueo temporal que desaparece rápidamente puede ocurrir después de estar sentado con las piernas cruzadas durante mucho tiempo o cuando se duerme el brazo en una posición doblada. La mayoría de la gente ha sentido este tipo de sensación.

La parestesia crónica o parestesia intermitente durante un largo período de tiempo es generalmente un signo de una enfermedad neurológica o daño nervioso traumático. La parestesia se presenta generalmente al daño del nervio debido a la infección, la inflamación, trauma, u otro proceso anormal. La parestesia es rara vez debido a trastornos que amenazan la vida, pero ocurre como resultado de accidentes cerebrovasculares y tumores. Mientras que la parestesia es una pérdida de la sensibilidad, la parálisis general implica tanto una pérdida de movimiento y la pérdida de sensaciones.

Causas de la parestesia transitoria

La parestesia transitoria, que dura desde unos segundos hasta varios minutos, a menudo descrita como una sensación de “alfileres y agujas”, puede ser debido a:

  • Obdormition – entumecimiento causado por la presión prolongada sobre el nervio, como cuando se cruza las piernas y la pierna se queda dormido. Tal parestesia desaparece gradualmente a medida que se alivia la presión.
  • Latigazo
  • Síndrome de hiperventilación
  • Ataque de pánico
  • Deshidración
  • Ataque isquémico transitorio (AIT), a veces referido como “mini accidente cerebrovascular” la ingestión de beta-alanina
  • Convulsiones
  • Suministro insuficiente de sangre en las arterias ateroscleróticas en las piernas (en la enfermedad de Burger, parestesia se acompaña con dolor en la pantorrilla )

Causas de la parestesia crónica

parestesia de larga duración o recurrente puede surgir a partir de:

  • Cerebro, la médula espinal o los nervios periféricos trastornos : traumatismo, accidente cerebrovascular, hemorragia intracerebral, esclerosis múltiple, tumores, encefalitis, meningitis, hernia de disco, espondilosis cervical, la presión sobre el nervio (síndrome del túnel carpiano, la ciática ), movimiento repetitivo o vibración prolongada , neuralgia
  • (Corazón y vasos) Trastornos circulatorios : angina de pecho, aterosclerosis, la oclusión arterial aguda, vasculitis, enfermedad de Raynaud, trastornos circulatorios vertebrobasilares
  • Metabólicos y hormonales trastornos : diabetes, bajos de azúcar en la sangre (hipoglucemia), hipotiroidismo, hipoparatiroidismo, Hipoaldosteronismo (síndrome de Conn), menopausia, los niveles sanguíneos anormales de calcio, potasio o sodio, la uremia, porfiria
  • Infecciones y síndromes post-infección : la infección por herpes simplex virus, herpes zoster virus, arbovirus; aftas bucales, enfermedad de Lyme, el sida (VIH), la lepra, síndrome de Guillain-Barré, la rabia, la sífilis
  • Tejido conectivo y enfermedades autoinmunes: artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico (LES), el síndrome de Sjögren, la anemia perniciosa, la diabetes
  • Trastornos Sanguíneos: trombosis, policitemia, trombocitosis, leucemia
  • Trastornos de huesos o articulaciones : artritis, la osteomalacia, osteoporosis
  • La fibromialgia
  • La deficiencia de nutrientes : La deficiencia de vitamina B1 (beriberi), vitamina B5 y B12 tumores malignos
  • Piel trastornos: quemaduras, congelaciones, síndrome de Ito, acrodynia, acroparesthesia
  • Migraña
  • Trastornos Psicológicos: ansiedad, ataque de pánico, enfermedad psiquiátrica
  • Los medicamentos : medicamentos anti-convulsivos, lomotil, abstinencia ISRS, amiodarona, colistimetato, digoxina, dimercaprol, mefloquina, riluzol, tetrodotoxina, talio, topiramato, por sobredosis de lidocaína o vit B6
  • Alcohol, tabaco, drogas ilegales
  • Envenenamiento : metales pesados ​​(arzenic, plomo, mercurio), la exposición a largo plazo al óxido nitroso, monóxido de carbono, intoxicación por ciguatera, mordeduras de serpientes
  • La radiación de la exposición, la quimioterapia
  • Enfermedades Hereditarias: Síndrome de Refsum, enfermedad de Fabry, la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth (un trastorno hereditario que causa atrofia de los músculos de las piernas), porfiria, síndrome de Denny-Brown (un trastorno hereditario de la raíz nerviosa), la ataxia-teleangiectasia
  • Inmunodeficiencia

Tratamientos Natural para la Parestesia

Vitamina B1
El consumo de alimentos ricos en vitamina B1 curan definitivamente parestesias y el paciente sería permanentemente libre de esta dolencia, si se sigue una dieta de este tipo en su rutina. En los términos científicos, esta importante vitamina se conoce como la tiamina de los nutrientes. Es un hecho comprobado que las personas que tienen los alimentos ricos en tiamina nunca sienten adormecimiento en ninguna parte de su cuerpo. Se puede hacer referencia a ellos, en algunos de los alimentos como los cacahuetes , salvado de trigo o nueces.

Vitamina B12
Una gran manera de mantenerse lejos de los trastornos nerviosos, lo que puede llevar a una parestesia, es incluir  vitamina B12 en su dieta. Este tratamiento es un gran tratamiento para los pacientes que sienten una sensación de ardor durante los períodos de ataques parestesia. Este es un tratamiento seguro y está incluso recomendada por los médicos, ya que no causa ningún efecto secundario sobre el organismo. Algunos alimentos enriquecidos con esta vitamina son el queso, sardinas, huevos, salmón, carne de res y muchos otros.

Vitamina B5
Otra vitamina que puede tratar los problemas de la parestesia y sin efectos secundarios. Los alimentos ricos en vitamina B5 le ayudarán a mejorar de manera notable. También es conocido como ácido pantoténico y se encuentra facilmente en los hongos, soja, maní, levadura, avena, brócoli, avellana y más…

Otros: Acupuntura, omeopatía, ejercicios.

La visita a un médico es recomendable si el problema persiste en mayor medida , pero hasta cierto punto, el paciente debe tener algún conocimiento sobre la enfermedad y su tratamiento.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario