Remedios para la Trombosis Venosa

La trombosis venosa profunda es una condición de formación de coágulos de sangre en la parte inferior de las piernas o muslos. Dada la combinación adecuada de factores, incluso la persona más consciente de la salud puede llegar a tener este problema. La condición puede ocurrir en casi cualquier parte del cuerpo, pero es más común en las extremidades inferiores. Puede ser causada por cualquier cosa que restringe la circulación: el embarazo, la obesidad y el tabaquismo, así como estar sentado, de pie, o cruzar las piernas en las rodillas durante períodos prolongados. Otros factores que contribuyen son la genética o una dieta baja en fibra. Los síntomas van desde dolor en los pies y los tobillos a la hinchazón, ulceraciones cutáneas y hemorragias graves si la vena se lesiona.

Éstos son algunos de los mejores remedios naturales para la trombosis venosa profunda:

REMEDIOS HERBARIOS PARA LA TROMBOSIS VENOSA PROFUNDA

Pimienta de cayena

Esta hierba es una conocida diluyente natural de la sangre. Normaliza la presión sanguínea y ayuda a la circulación sanguínea del cuerpo. El agente activo en la pimienta de cayena es la capsaicina que reduce el colesterol en sangre y los niveles de triglicéridos. Estimula el sistema nervioso central y mejora el funcionamiento del corazón. Por lo tanto, se ha utilizado tradicionalmente como un remedio para trastornos del corazón, el uso regular de cayena fortalece al mismo. Puede aplicar la pimienta de cayena directamente sobre la parte afectada de las piernas para el alivio del dolor.

Romero

Esta hierba tiene increíbles beneficios para el sistema circulatorio y por lo tanto es un remedio herbal popular para esguinces, contusiones, presión arterial baja, venas varicosas, etc.  Contiene la llamada diosmina flavonoide que reduce la fragilidad de los capilares y por lo tanto aumenta la sangre flujo . También es rica en vitamina B6 que metaboliza proteínas como la hemoglobina y ayuda a la realización de oxígeno en los tejidos del organismo.

Rusco

Esta hierba se ha utilizado por su acción contra los trastornos circulatorios como las arañas vasculares, varices, insuficiencia venosa crónica, etc. Tiene fuertes propiedades anti-inflamatorias que reducen la hinchazón en las piernas causadas por la trombosis venosa profunda. También promueve una mejor circulación de la sangre evitando de este modo los riesgos de trombosis venosa profunda y embolia pulmonar y más. Los agentes activos en el rusco son los esteroles, ácidos grasos y algunos flavonoides raros como las esparteína y ruscogenina. Estos flavonoides mejoran las arterias y los vasos sanguíneos.

Gingko

Mejora el flujo de sangre a través de la dilatación de los vasos sanguíneos. Los agentes activos en el gingko son los flavonoides que protegen los músculos del corazón , vasos sanguíneos, nervios, y retina. Por lo tanto, trata a diversas enfermedades y trastornos relacionados con la mala circulación sanguínea, tales como enfermedades del corazón, trastornos cerebrales como la enfermedad de Alzheimer , el cáncer , la calvicie, etc. Además, el Gingko biloba tiene fuertes propiedades antioxidantes que previenen el daño por radicales libres.

Espino Blanco

Esta hierba tiene increíbles antioxidantes, estas propiedades antioxidantes también resultan útiles en la dilatación y protección de los vasos sanguíneos, mejorando el flujo de sangre y beneficiando así al corazón. La hierba evita el daño a los vasos sanguíneos.

Jengibre

Aparte de ser una cura para muchas enfermedades, el jengibre juega un gran papel en la curación de la trombosis venosa profunda. Su actividad antiplaquetaria demuestra ser una gran ayuda para los pacientes de esta dolencia. Además, es eficaz en la descomposición de la fibrina que causa la enfermedad. Aumenta la circulación sanguínea en las arterias, así como las venas.

Flavonoides: potenciadores de Circulación

La mayoría de los tratamientos a base de hierbas para las venas varicosas incluyen flavonoides, compuestos que ayudan al sistema circulatorio y fortalecen los capilares. Los flavonoides son pigmentos que se encuentran en las hierbas y las plantas; que son responsables de los intensos colores que usted ve en hojas de otoño, flores de colores brillantes, y las frutas de color oscuro. Incluyendo más de algunos de ellos en su dieta le ayudará.

Los alimentos ricos en flavonoides: cerezas, escaramujos, moras, albaricoques, trigo sarraceno, pimientos, cebollas, espárragos, coles de bruselas, manzanas, peras, y la capa interna delgada de las cortezas de los cítricos.

Hierbas ricas en flavonoides: espino blanco, el ginkgo biloba, manzanilla, caléndula y el arándano entre otros.

 

Junto con el ejercicio regular, cambios en la dieta y algunas hierbas bien seleccionados pueden ayudar a prevenir y curar esta condición.